sábado, 18 de abril de 2009




A veces quisiera olvidar
a este mundo carente de amor,
de fe y de vida,
podríamos sanar
la herida horrible
que al mundo separa