lunes, 20 de abril de 2009


La calma es el aliento vital de la inmortalidad divina en ti.
P.Y